Certeza

 



Paseaba deslizándose por la suave noche otoñal.

Se había enamorado de un humano. 

Recordó sus manos y cómo dejaban un reguero de deseo en su cuerpo.

Por vivir a su lado, ¿renunciaría a sus alas?

Cerró los ojos un instante.

Supo que, si él se lo pedía, dejaría de amarlo.


Fotografía de @the.mythical.library

Microrrelato de 50 palalabras


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Adita

Haiku, sendero